Grunge Series: Segunda Parte

el

Ésta es la segunda de tres notas que sacaremos sobre el grunge, y si en la pasada hablamos de las influencias de Cobain, ahora nos enfocaremos en la moda que impuso.

Al comienzo de la década de los noventa, y siguiendo esta revolución musical, la tendencia era usar pantalones holgados, camisas de franela que le robabas a tu padre, suéteres viejos de tu abuelita y la ropa más fea que pudieras encontrar en las segundas, todo esto con un propósito: Posicionarse en contra de la idea del overachiever de los 80’s, caracterizado por un clóset con ropa de marca, un cuerpo bien cuidado y estético, y un súper trabajo que le permitiría ser amado, o al menos ser deseado, por otros.

2

En un principio podías encontrar esta ropa (pantalones holgados, franelas, faldas que parecían escocesas, botas militares, etc.) en las tiendas del barrio, hasta que se dio la revolución más importante en la moda desde Coco Chanel: La pasarela de Marc Jacobs (1992) para Perry Ellis, para la primavera de 1993.

Para entender la magnitud de este suceso debemos recordar que las pasarelas, desde que se inventaron, imponen las tendencias mundiales en ropa; si Dior o Balenciaga deciden que los vestidos deben ser de una forma, entonces todas las personas y marcas comienzan a imitar sus propuestas. El proceso de reproducción empieza con quienes ostentan el mayor poder económico, aunque al llegar a la clase media ya no se considera tendencia y los ricos buscan algo nuevo.

Jacobs invirtió el paradigma; la ropa grunge ya la usaban las personas de clase baja y media cuando él decide ponerla en la pasarela, lo que estalló una revuelta en la industria de la moda; primero los del jet set se enfurecieron y lograron que lo corrieran de Perry Ellis; aunque luego se dieron cuenta de que sí se adoptó la tendencia: los suéteres rotos de la abuela, las botas de soldado, etc., se transformaron en productos de lujo; un suéter roto de casimir ahora podía venderse a mil dólares; unas botas de soldado hechas en Italia, de la mejor piel, a 3 md.

3

Esto de alguna manera acabó con la libertad que el grunge generó y otra vez llevó al triunfo del mercado cuando éste absorbió la tendencia. Los jóvenes de los 90s volvieron a gastar grandes sumas de dinero en ropa, con la única diferencia de que, en lugar de comprar camisas Versace, ahora buscaban suéteres rotos.

La colección completa de Perry Ellis fue enviada de regalo a Cobain y Love, quienes no sólo la habrían rechazado, sino hasta quemado. Después de la pasarela, Kurt fue visto con una camiseta que leía “grunge is dead”.

4

Cobain se suicida en 1994 y, a la par, comienza la caída del grunge; por otro lado, la industria de la moda adopta la maniobra de Jacobs y desde entonces, cualquier tendencia que toma fuerza en el underground es rápidamente absorbida por el mercado, incluyendo el rave (ver nota de Toxic Times al respecto).

Video musical Sugar Kane de Sonic Youth en el que podemos ver toda la colección grunge de Jacobs.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s